miércoles, 1 de diciembre de 2010

Grasa de algas y bacterias convertida en biocombustible

Novedades

Grasa de algas y bacterias convertida en biocombustible

Estos microorganismos surgen ahora como una alternativa para la sustitución de los combustibles fósiles derivados del petróleo.

24 de noviembre de 2010 por Roberto Nemec

Grasa de algas y bacterias convertida en biocombustible

Pese a los avances de los autos eléctricos, los nuevos combustibles y la optimización de los motores de hoy, la ciencia sigue en la búsqueda de nuevos carburantes, y ahora los científicos han descubierto que ciertas algas y bacterias fotosintéticas guardan en sí moléculas grasas conocidas como lípidos, que pueden ser convertidas en biocombustibles renovables.

Estos microorganismos surgen ahora como una alternativa para la sustitución de los combustibles fósiles derivados del petróleo, e incluso del etanol que demanda el uso de tierras que pueden destinarse al cultivo de alimentos.

De acuerdo con los estudios realizados en los laboratorios de la Universidad de Arizona, las cianobacterias son capaces de producir más de 50.000 litros de biocombustible por cada 4 metros cuadrados, unas 100 veces más que los productos vegetales, incluidos el maíz o especies de hierbas como la Panicum virgatum, y para crecer sólo requieren nutrientes simples, la luz solar y el CO2.

Jie Sheng y otros investigadores del Instituto de Biodiseño de la Universidad de Arizona han explorado nuevos métodos para una extracción más segura y limpia de los lípidos. Bajo la guía de Bruce Rittmann, director del Centro de Biotecnología Medioambiental, el equipo puso a prueba con éxito varias fórmulas que permiten extraer los lípidos con gran eficiencia.

Los productos para la elaboración fotosintética de biocombustibles provenientes de algas y cianobacterias pueden refinarse para producir una amplia gama de biocombustibles ecológicos, incluyendo gasolina y diésel.

Sin embargo, tal como señala Sheng, las cianobacterias ofrecen varias ventajas importantes como fuente de lípidos, en particular la cepa que el equipo utiliza (conocida como Synechocystis) que ha sido genéticamente secuenciada por completo, de manera que los científicos pueden modificarlos con facilidad, para optimizar la cantidad y la calidad de los lípidos producidos para los biocombustibles.

A diferencia de las algas, que deben ser sometidas a condiciones de estrés biológico para maximizar su producción de lípidos, las cianobacterias se cultivan con más éxito en condiciones de crecimiento óptimo, por lo que la producción de lípidos de alta densidad coincide también con una alta tasa de producción de biomasa. Cuando las cianobacterias cuentan con buenas condiciones para crecer, su producción de lípidos se eleva al máximo.

No hay comentarios: