jueves, 6 de septiembre de 2012

Test Citroën DS4 Refinamiento y diseño


El DS4 es el segundo de la gama Premium del doble chevron en estar transitando por nuestras calles y caminos. La berlina hatchback muestra refinamiento y diseño.
El DS4 es un hatchback con una pizca de crossover, en especial por el considerable despeje. Como su nombre lo sugiere, aquí la vinculación de tamaño es con el C4, cuya plataforma comparte. Pero es ligeramente más ancho y notablemente más alto que aquél, por aquello del despeje. Es sin embargo más corto en un par de centímetros que su pariente ”normal”.
En su diseño estético muestra un frente que lo emparenta indudablemente con el DS3, especialmente por su gran parrilla bipartida que muestra un entramado en negro mate y que es coronada por la doble línea cromada que continua al doble chevron central. Los faros siguen la línea recta del capot y presentan variadas líneas en su parte inferior, bajo ellos las correspondientes tapas de los faros escamoteables sobre los nichos que alojan a las luces de profundidad para niebla.

De costado, sus líneas son mucho más fluidas que su antecesor, más estilizadas y dinámicas, que llevan a pensar en un coupe, esto especialmente por el ocultamiento a la vista de las levas de apertura de las puertas traseras, un recurso con el que innovó la cupé cuatro puertas Alfa Romeo 159 y que hoy es utilizado frecuentemente por todas las marcas. Muy lanzado el parabrisas, ligeramente bombé el techo y molduras con curvas que acompañan el contorno de las ruedas y musculatura más allá de su entorno, acentúan un buscado aspecto deportivo. Las vistosas llantas de aleación de diez rayos son de 18 pulgadas y son otro factor que apunta a su sutil espíritu de crossover. En la parte trasera, el conjunto es de una armonía superior, con las grandes ópticas rojiblancas que recuerdan a un ave en vuelo invadiendo la tapa del baúl y la luneta que aparece como resguardada por el alerón y el pequeño paragolpes cromado y sus dos grandes –y virtuales- salidas de escape.

En el interior se observa mucho más aire de premium que en el DS3, que compartía muchos elementos con los autos de la serie C. Este DS4 cuenta con comandos de más refinado diseño y personalidad. Quizás en la plancha frontal y el tablero de instrumentos se abuse con la profusión de indicadores, pero los que realmente se chequean frecuentemente son bien visibles, como por ejemplo el velocímetro digital de enormes caracteres. El volante es de multifunción controlando cuatro aspectos: control cruise (con limitador de velocidad, sonido, teléfono mediante Bluetooth y algunas funciones de confort. La calidad que se percibe es de las mejores en cuanto a detalles de terminación. Lo mismo puede decirse de la insonoración, que permite disfrutar a pleno del excelente equipo de audio Hi-Fi Denon.

El acceso al puesto de manejo se beneficia con el chanfle -marcado por un inserto metálico- en la posición base del volante; este y las butacas se regulan en todo los sentidos posibles. La pedalera, de aluminio calado agrega un toque deportivo e incluye un apoyapié a la izquierda, del mismo material. Los asientos delanteros son calefaccionables y dotados de regulación lumbar eléctrica; y más aún, de masajeador de espalda, un auxiliar muy apreciado en las jornadas extendidas de un largo viaje.
Todo muy cómodo adelante. Atrás, la cosa se complica desde el comienzo, ya que para entrar se deberá luchar con una puerta cuya parte baja se angosta notablemente y con la aguda punta que forma la puerta en su extremo superior. Adentro, otro factor negativo para la habitabilidad, es que precisamente por la forma de la puerta, no fue posible instalar cristales que suban y bajen, con lo que los fijos pueden llegar a dar sensación de encierro a los ocupantes del sector trasero. El baúl cubica 359 pero le quita mucho espacio el subwoofer.

La motorización, única disponible, es la naftera de inyección directa, cada vez más utilizado en los modelos de PSA y BMW, que lo desarrollaron en conjunto. Es el mismo que mueve al DS3, aunque potenciado, ya que pasa de los 156 CV de aquél a los 163 de este. Cubica 1,6 litros y está asociado a una caja automática -con función manual secuencial- de seis marchas muy bien relacionadas, con. La caja tiene funciones específicas “sport” y “nieve”. Según los datos de fábrica, el DS4 alcanza una velocidad máxima de 212 Km/hora y tiene una aceleración de 0 a 100 Km/hora de 8,6 segundos. Los registros que alcanzamos nosotros fueron apenas más pobres: 209,6 de máxima y 8,8 segundos en la prueba de aceleración. En la prueba de frenado pudimos detenerlo de 100 Km/h a 0 en 40,5 metros, sin que perdiera la línea. La dirección es impecable en todo sentido.

Las suspensiones son de largo recorrido y queda un buen huelgo entre las ruedas y los bordes del pasarruedas. Calza impresionantes neumáticos de 225/45 18. Eso hace que pese al bajo perfil de las, las suspensiones se sientan muy a gusto en el tránsito urbano, lo que no quita que en ruta y especialmente en lo sinuoso, el conductor sienta esa inefable tranquilidad de que el auto responde absolutamente a sus mandos, sin retaceos.
En cuanto a confort y seguridad, además de lo ya mencionado, tenemos que referirnos a otros elementos salientes: como por ejemplo el avisador de que hay un vehículo en el ángulo muerto de retrovisión; un sensor lo detecta y muestra una luz anaranjada en el espejo. También hay una función que toma la medida del “hueco” entre los autos estacionados, para hacerle saber al conductor si el espacio disponible alcanza o no para estacionar al DS4. Además tapizado de cuero, climatizador automático bi-zona, guantera refrigerada, sensores de lluvia y estacionamiento, lavafaros, ordenador de a bordo, parasoles del parabrisas corredizos y personalización de intensidad de luces internas y de sonidos de alerta, son los más destacables.
El listado de seguridad es igualmente profuso: airbags frontales, laterales y de cortina, control de tracción, control de estabilidad en curvas, cuatro frenos de disco con ABS, repartidor de presión y freno de panic stop, cinco cinturones de tres puntos, faros antiniebla delanteros con función “corner”, faros antiniebla traseros, faros de xenón direccionales, ganchos Isofix, y mucho más que por obvio no mencionamos.

Por Roberto Nemec


Noticia provista por www.cca.org.ar

No hay comentarios: