miércoles, 28 de noviembre de 2012

Volkswagen Sharan 2.0 para familias numerosas

Por Roberto Nemec
Comencemos por decir que “sharan” es una palabra de origen árabe que significa algo así como “el que porta los reyes”. En este caso, si el que maneja es plebeyo, puede llevar a cuatro monarcas y a dos príncipes en la tercera fila, por su configuración de siete plazas.
Esta es la segunda de las generaciones del vehículo, presentado allá por el 2004, que muestra una importante renovación con respecto a su antecesora. Proviene de la planta portuguesa de Volkswagen establecida Palmela, desde donde nos llega a nuestro país con dos tipos de motorizaciones a nafta: la de 1.4 litros y 140 Cv y la que probamos, que dispone de un potente cuatro cilindros de dos litros y nada menos que 200 caballos. En Europa y EE.UU. han tenido ambas un marcado éxito, apuntando al target de familias numerosas y aún al de uso ejecutivo.
Para ser un mono-volumen, su perfil es extremadamente lanzado, lo que genera un seguramente razonable coeficiente aerodinámico y redunda en la elegancia de sus sobrias líneas. Le faltan sólo 15 centímetros para los cinco metros de largo y la altura total es de 1,72 metros.

El frontal está emparentado con el resto de la línea VW con áreas para le respiración del motor repartidas entre la pequeña parrilla y la gran toma de aire separada de aquella por un grueso paragolpes; ópticas de forma de paralelogramo y buen tamaño y vistosas luces para niebla de forma apaisada completan la trompa. De costado llaman la atención las elegantes ruedas de aleación de 16 pulgadas y diez. Sobre el techo van barras de punta a punta y en la cola sobresalen las grandes ópticas entre guardabarros y baúl, la amplia luneta y las alargadas luces para niebla en los extremos del paragolpes.
Los voladizos de dimensión mediana proporcionan un entreejes de 2,19 metros. Eso unido a una anchura total de un 1,90, genera un excelente espacio interior de diseño igualmente sobrio y donde se advierte el “aire Volkswagen” en cada uno de los componentes, como el tablero de instrumentos, el clásico de la marca con cuadrantes grandes números claros, todos analógicos como nos gusta a nosotros. También comparten el family feeling de la marca los comandos, las perillas, el frente de la radio, las manijas de las puertas, las salidas de aire, etc. La calidad de los materiales es buena en general y también está bien cuidado el tema de la insonorización.

La posición de manejo, de tendencia alta, puede ser adecuada para una gran variedad de tallas, gracias a las múltiples regulaciones que, además se complementan con un generoso recorrido en todos los sentidos, tanto de los asientos, como del volante.
Las puertas traseras son corredizas y se accionan eléctricamente desde la llave, las manijas interiores y exteriores, botones en los parantes, puesto de mando y consola delantera del techo. La tapa del baúl también es operable automáticamente. El acceso al habitáculo es muy cómodo, pero no tanto para los de la tercera fila. Con tripulación completa aún quedan 300 litros de capacidad en el baúl, que plegadas los dos asientos posteriores asciende a 711 litros y mucho más si se anula la segunda fila para una capacidad prácticamente de furgón. No hay rueda de auxilio, ya que las cubiertas Continental son de tipo “autoreparables”, lo que llegado el caso de una rotura mayor puede derivar en una complicación.

El 2.0 TSI de 200 CV proporciona al Sharan prestaciones que superan las exigencias de un vehículo familiar. Llega a 216,5 de máxima y acelera de 0 a 100 Km/hora en 8,9 segundos recuperando desde los 80 Km/h hasta los 120 en sólo 6,7 segundos. El rendimiento promedio de 12 kilómetros por litro (12 km/l) es más que lógico para un vehículo de su porte, que pesa casi 1.800 Kg. En el tránsito urbano rinde a razón de 8,7 km/l.
Las suspensiones son mullidas, a la americana (del norte…); es decir que privilegian el confort de marcha. En ruta el Sharan va firme y sólo puede asustar un poco si se llega a velocidades superiores a los 170 Km/h. La dirección tiene una progresión adecuada en su asistencia, que aporta comodidad en la ciudad y seguridad en los caminos. El frenado lo realiza en distancias lógicas, con un ligero cabeceo hacia delante cuando se lo realiza en forma brusca, debido a la blandura y al largo recorrido de las suspensiones. Su pedal es sensible, casi en demasía. El freno de mano es de accionamiento eléctrico, lo que no nos termina de convencer.

La transmisión al eje delantero incluye la conocida y elogiada caja automática DSG de seis velocidades, que forma una buena dupla con el impulsor, motivando no sólo absoluta comodidad, sino también contribuyendo a sus excelentes performances. Si se prefiere, por alguna circunstancia, el paso de marchas puede hacerse desde la selectora.
La dotación de confort se completa con climatizador con regulación independiente de temperatura para las tres zonas, control de velocidad crucero, computadora de a bordo ,gran cantidad de portaobjetos (entre ellos dos posavasos en cada fila), respaldo del conductor de regulación eléctrica, apoyo lumbar en las dos butacas delanteras que además son calefaccionables, sensores de estacionamiento, tapicería combinando cuero sintético y alcántara y equipo de audio con MP3, ranura SD, entrada auxiliar y ocho parlantes. Y detalles más obvios. Como principal faltante anotamos el navegador satelital y quizás alguna pantalla para DVD atrás.

El Sharan cuesta 267.550 pesos. No tiene competidores directos, por su potencia y por el tipo de motorización, ya que los más cercanos están bastante por debajo en prestaciones y características (Citroën Grand C4 Picasso 2.0 BVA, Peugeot 5008 Allure Plus o Ford S-Max Titanium 2.3L) o demasiado por arriba en precio, como el Mercedes-Benz Viano 2.2 CDI Chrysler Town&Country 3.6 LTD. La garantía de fábrica del Sharan es de dos años, lo que actualmente es escaso.


Noticia provista por www.cca.org.ar

viernes, 9 de noviembre de 2012

Peugeot 208 GTi salón de ginebra (marzo 2013).

En marzo del 2013, peugeot presentará la versión GTI del hatch compacto 208 en el salón de ginebra.

El auto todavía es un concept, pero está previsto empezar a comercializarse en el transcurso del 2013 en Europa.